Sara Hebe e Maldizer

Llegué a  la Sala Malatesta en Santiago de Compostela poco despúes de las 21:00. Esa era la hora que se indicaba en Facebook de apertura de puertas a nuestra cita para esa noche.  El concierto de la rapera argentina Sara Hebe, desde luego una actuación no muy habitual por aquí. La taquilla aparecía tapiada como tantas cosas últimamente. ¿Fue una señal de algún que se acabase abriendo? Yo solamente sé que me gusta el licor café y que probablemente la espera se debió a algún tipo de torpeza por mi parte.

Una vez dentro de la sala de conciertos compostelana, me sorprendió la cantidad de gente conocida que había encuadrada entre las paredes negras del local. Casi como en casa.  Sara Hebe causa gran expectación en la capital gallega sobretodo en el sector progresista del estudiantado universitario. En especial a los que como yo -no me avergüenza en absoluto admitirlo- tenemos como segunda casa el mítico Pub Avante, lugar de grandes historias que lamentablemente no caben lugar por la decencia de este medio de comunicación. Hay cosas que es mejor escribirlas y otras que a través de la palabra oral se entienden mucho mejor.

Se hizo esperar

Eran las 22:00 y por fin estábamos dentro. Volaban la primeiras cervezas mientras en el exterior se ponía el sol. El grupo telonero Mulheres na Batida abrio con una versión del famoso poema A Xustiza Pola Man de la poetisa Rosalía de Castro. La actuación de este colectivo femenino dejó bastante tibio a los asistentes. Presenciamos una tragicomedia musical en toda regla con un sonido bastante mediocre. Duró más de lo que querríamos pero lo mejor fue tomarlo con una sonrisa. Ante la adversidad hacer el tonto a veces hasta funciona.

Tras el descalabro de un primer momento el silencio llegó. En mi mente una voz cada vez más grande gritaba si los nueve euros habían valido la pena. Si mi delicada economía de estudiante emancipado a medias se merecía ese maltrato. Llegó una etapa que todo el público en consenso sin duda denominaría “Viaje en bus por Castilla” debido a su monotonía y aburrimiento. Media hora donde Sara Hebe no llegaba. Parecía que el vuelo desde Argentina se había retrasado y los únicos compases que se escuchaban eran los tragos de bebidas espirituosas. Por momentos el hilo musical de Malatesta se volvió la playlist del Avante y tuve una confusión espacio temporal bastante importante. Más que normalmente quiero decir. Finalmente, al filo del comenzar el día siguiente, Sara Hebe comenzaba la parada de su Tour Europeo en Santiago de Compostela de manera oficial. Terremoto de grado ocho en la escala de Richtler.

sara hebe 2
Estas son las fechas que conforman las gira europea de Sara Hebe. Fuente: https://www.facebook.com/174002315954948/photos/a.357031760985335.81019.174002315954948/1454799357875231/?type=1&theater

 

Escarnio de fa

El concierto fue realmente vibrante y las expectativas fueron completadas con creces. La voz de Hebe hacia las delicias de todos los asistentes. Fue una hora y media de liberación, donde en un concierto de rap hubo pogos, saltos, bailes y alguna uña rota de por medio. Los asistentes éramos una masa desconocida y orgánica al son de las letras cada vez más enérgicas. Sara no defraudó a prácticamente nadie con su particular fusión de rap y sonidos latinos propios de la cumbia. Una explosión

De “Tuve que Quemar” pasó a su gran éxito “Asado de fa” donde ocurrió el momento culmen de la noche. El evento estuvo marcado por el desalojo del CSOA (Centro Social Okupado) Escárnio e Maldizer y la posterior represión policial en las manifestaciones en repulsa por ese hecho. En el momento donde empezó a sonar su gran hit, la MC argentina mostró un cartel en solidaridad con la causa que hizo reventar al público. A nadie le importaba el precio pagado ya. Todo el mundo estaba completamente entregado.

Al terminar, el aire que se respiraba estaba cargado. Cargado de calorías perdidas entre bailes. De hermandad. De desnudos -esto último no tan metafórico como podría parecer- .De una unánime sensación de que esta clase de eventos despierta dentro de todos y cada uno sensaciones guardadas con candado. Con, de nuevo, tapias. El arte puede derribar muchas cosas al son de las respiraciones de un atardecer. De una cena multitudinaria acompañada de un buen asado de verduras.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s