“Cuando las personas trans no dejamos que otro nos toque o pensamos que nuestro cuerpo está mal, estamos haciendo lo mismo que la sociedad hace con nosotros”

El pasado jueves 22 tuvo lugar en la Sra. Pop de Sevilla el III Coloquio Filosofá, presentado y organizado por José Daniel Verdejo. En esta ocasión el tema a tratar fue la transexualidad, con el objetivo de exponer la problemática existente en torno a este asunto y compartir la perspectiva desde dentro del propio colectivo.

Existe un desconocimiento generalizado en la sociedad alrededor del tema, que arrastra muchos mitos y prejuicios, sobre todo en lo que a amor y relaciones se refiere. Daniela PerfectDrama y Adam OtroPaElSaco fueron dos de los invitados que se encargaron de abrir el coloquio junto con la presidenta de la Asociación Andaluza de Transexuales (ATA), Mar Cambrollé. Nos cuentan como han sido sus experiencia con la transexualidad y cómo ha influido en sus relaciones afectivas con otras personas.

 

Adam OtroPaElSaco es un chico transexual. A sus 22 años es actor, guitarrista, escenógrafo y escritor.

¿Cuándo y cómo fuiste plenamente consciente de tu transexualidad? 

Creo que es algo de lo que tenemos consciencia en el momento en el que en nuestro ambiente social, cultural y político se nos permite acceder a una serie de medios que ponen nombre a lo que nos sucede, ya que no nos educan en una diversidad digna y completa. Siempre se nos ha educado en “el hombre con pene, la mujer con vagina” y en ningún momento nos hablan del hombre transexual y de la mujer transexual como hombres y mujeres válidos, tanto de carácter social como de carácter genital. Yo conseguí esos medios con 12 años, en el momento en el que tuve edad para acceder a Internet. Pude bichear un poco qué es lo que podía estar sucediendo dentro de mí, quién era yo y cuál era mi sexualidad, así pude averiguar qué existía además de los hombres cis gais y las mujeres cis lesbianas porque en aquel entonces tampoco se hablaba de la bisexualidad. Si me gustaban los chicos y las chicas, ¿qué era yo? Yo solamente había visto que existían gais y lesbianas. Si a mí me gustaban las chicas y no hacía lo que socialmente estaba aceptado para chicas, sino que hacía cosas de chicos, entonces yo debía ser una mujer lesbiana. Pero poco a poco fui recopilando esta información que me hizo ver que había otras personas que, al igual que yo se habían hecho esta pregunta y habían comenzado una serie de cambios en su vida y a mostrar exteriormente lo que son.

¿Cómo fue tu experiencia cuando comenzaste a transicionar?

Yo considero que la transición va más allá de la hormonación. La transición comienza en el momento en el que el individuo se da cuenta de que hay algo diferente en él. Todo el proceso conlleva una aceptación y una preparación psicológica y afectiva enorme, es un trabajo esencial. Después eso viene la hormonación, si se quiere y se puede tanto a nivel económico, como personal y de salud. Yo comencé con once o doce años a darme cuenta de lo que sucedía, con diecisiete comencé las hormonas y a día de hoy no estoy operado ni me planteo operarme de nada que no sea el pecho para darle una estética diferente.

¿Cuál ha sido tu experiencia con las relaciones antes de exteriorizar tu transexualidad?

Lo primero es que yo no exteriorizo mi transexualidad, yo exteriorizo que soy un chico. La transición es todo un proceso y la exteriorización ocurre cuando uno lo decide mucho después de darse cuenta de ello. Yo comencé en juegos de rol, por Internet, vía Twitter y juegos online como el WoW o el LoL. Tenía mi nickname en masculino y me presentaba como chico. Fuera de ahí no lo exteriorizaba, a menos que podamos llamarle exteriorizar a utilizar chándal en lugar de vestidos, a no maquillarme a no ser que mi madre me obligara, a cortarme el pelo muy corto a partir de los doce… no se trataba de una exteriorización muy radical. Desde los catorce empiezo a mantener relaciones afectivo sexuales con otras personas, pero hasta los dieciséis o diecisiete años no digo públicamente “oye, que soy un chico”. Exteriorizarlo afectó a la última relación que tuve antes de empezar las hormonas. La chica no lo aceptaba porque decía que no iba a saber cómo le iba a afectar eso a ella, no sabía si iba a lograr verme como tal o no, ni si le iba a seguir gustando.

 

“Yo no exteriorizo mi transexualidad, yo exteriorizo que soy un chico.”

 

¿Cuál ha sido tu experiencia con las relaciones después de aquello?

Después, la experiencia que he tenido ha sido estupenda, sin ningún problema. En ningún momento ha habido ningún tipo de discriminación, en ningún momento yo me he sido menos que nadie. La percepción es muy importante para mí, por lo tanto, en el momento en el que yo decido mantener algún tipo de relación afectivo sexual me aseguro de que la persona está en condiciones de estar con una persona trans. Tampoco exijo mucho, hay mucha gente que no tiene formación, así que creo que es importante dar unas pautas a la hora de tratar con personas trans de forma digna, ya no solo por mí, sino para que la persona tenga más facilidad a la hora de venir a charlas, por ejemplo, para que pueda hablar del tema con soltura.

¿Cuál es tu concepción personal del amor?

Actualmente, mantengo una relación abierta con mi pareja, que es una chica cis. Ambos somos poliamorosos. Ahora mismo solo somos dos en la pareja, pero no hay problema en cuanto a los tipos de relaciones que podamos tener con otras personas, mientras todo sea comunicado, evidentemente. En ningún momento hay normas del tipo “no te puedes acostar con tales personas”. Nuestras reglas son básicas y sencillas: comunicación, lealtad (ya que al haber comunicación en todo momento le soy leal a esa persona) y respeto. En el momento en el que haya algo que no funcione se trata de ver cómo se soluciona.

¿Cómo crees que está percibido el poliamor a nivel social?

A nivel social se percibe como el “no compromiso”, el “me desentiendo”, y realmente es mucho más que eso. Hay gente que dice que están de moda las relaciones abiertas y creo que esto es porque cierta parte de la población piensa que una relación abierta es una excusa para no preocuparse por los cuidados a su pareja y mantener relaciones sexuales con otras personas. No es eso para nada. En una relación abierta debe haber una serie de cuidados afectivos, así como un apoyo psicológico entre unos y otros, y hay que tener una madurez afectivo sexual inmensa. En el momento en el que no la hay no se puede construir este tipo de relación. Uno puede empezar sin saber bien cómo manejarse, es verdad, pero poco a poco irá aprendiendo. A nivel social se ve como una desestructura, una falta de compromiso, y yo creo que es al revés: tienes tanto nivel de compromiso que decides no coartar a tu pareja (que no compartirla) y no coartarte a ti. Dentro de eso se pueden mantener tríos, orgías… Pero una relación poliamorosa también puede depender de un solo nexo, con el que las otras dos personas tengan relaciones, pero no entre los tres. Eso algo que va a depender mucho de la pareja, de cómo esté establecida y de cómo vaya surgiendo la relación entre los tres, los cuatro o los que sean en cada caso.

 

“En una relación abierta debe haber una serie de cuidados afectivos, así como un apoyo psicológico entre unos y otros, y hay que tener una madurez afectivo sexual inmensa”.

 

Siendo trans, ¿qué dificultades crees que has tenido o podría tener alguien a la hora de conocer gente y establecer relaciones?

La única dificultad es conocer gente que no esté deconstruida. Aquella que se queda en la garrulada de decir “sí, pero es que yo soy pansexual”, cuando eso ni existe ni ha existido nunca. La bisexualidad ya engloba a las personas que son hombres, mujeres o nb (no binarios), en ningún momento hace una distinción entre hombre trans y hombre cis. Esa es la única dificultad que he podido tener y la he tenido más bien poco porque sé donde me ato los zapatos, generalmente. Cuando escucho “no, es que a mí me gustan los hombres con polla”, pues no pasa nada, no tengo ningún problema, el problema lo tiene esa persona, es ella la que tiene que pensar “joder, lo acabo de rechazar por eso”. Yo nunca me voy a poner de malas o triste porque me rechacen por no tener polla.

¿Está la transfobia muy arraigada todavía en la sociedad?

Lo está debido a lo que normalmente nos dan de comer a nivel social, cultural y político. Siempre nos han dicho lo que nos tiene que gustar, que el hombre es así, que la mujer es así y que no hay más. Seguimos con la idea de que “es que, si soy hetero y me gustan las mujeres no me pueden gustar las pollas. Es que para eso me voy con un tío”. Seguimos pensando de esa forma, cuando hay tíos que no tenemos polla, sino coño. Y aun así siempre están las pollas de goma o de látex, que son equiparables. Lo que sí tenemos es más facilidad a la hora de practicar sexo con una persona sexuada con vagina, es más sencillo porque ya conozco mi propio cuerpo, al no estar operado y haber tenido contacto físico conmigo mismo.

¿Te han atacado a ti o a tu pareja alguna vez por tu transexualidad?

Realmente no. Siempre hay quien se cuela, intenta bromear y le tienes que parar los pies un poco. Por mi experiencia, estando con mis parejas o al haberlo dejado, en nuestro circulo nadie ha dicho “hay que ver, qué mal”. sino “hay que ver, qué bien porque él ha vivido el cómo una mujer es percibida socialmente y cómo a la mujer se la condiciona para tragar y aguantarlo todo”. No todos los chicos trans están deconstruidos, pero a mí, por ejemplo, la parte de la deconstrucción siempre me la han resaltado más.

¿Qué consejo le darías a una persona trans y que no sabe muy bien cómo conducirse en sus relaciones con otras personas?

Es muy sencillo, lo único que tiene que hacer es naturalizarlo todo, empezando por el cuerpo. En el momento en el que nosotros, como personas trans, no dejamos que otra persona nos toque o en el momento en el que pensamos que nuestro cuerpo está mal, estamos haciendo lo mismo que la sociedad hace con nosotros, hacer una distinción clara entre el hombre cis y el hombre trans o la mujer cis y la mujer trans a la hora de la sexualidad. Por lo cual, yo lo que les diría sería que trabajen mucho con ellas mismas, que se exploren y que luego, poco a poco, vayan probando qué les gusta, dónde les gusta, cómo les gusta… como lo hacemos todos y todas. Que sus relaciones, si son abiertas o poliamorosas, tengan una serie de cuidados, que vayan poco a poco y que no se dejen llevar por lo de “no te puedes acostar con chicos cis o chicas cis” porque ahí ya se vuelve a hacer una disminución de nosotros mismos. Hay que trabajar mucho las inseguridades para que no afecten.

 

“Yo lo que les diría sería que trabajen mucho con ellas mismas, que se exploren y que luego, poco a poco, vayan probando qué les gusta, dónde les gusta, cómo les gusta… como lo hacemos todos y todas”.

 

Daniela PerfectDrama tiene 21 años. Su canal de YouTube cuenta con más de 17.000 suscriptores y en él cuenta su experiencia con la transición, además de hablar de otros temas como feminismo o maquillaje.

¿Cuándo fuiste plenamente consciente de tu transexualidad?

Con 17 años.

¿Cómo fue?

Fue mal, la verdad. Estaba asustada por la opinión de mis padres, de mis amigos, de la sociedad… por todo. Pero llegó un día en el que me dije “voy a dejar de preocuparme por lo que piensen en otras personas y voy a concentrarme en mí y en lo que yo quiero”. Hasta entonces no había dado ese paso, pensaba en quedarme como estaba, en no darlo porque me iban a juzgar.

¿Habías tenido relaciones antes de dar el paso? ¿Qué pensabas de ellas entonces?

Ninguna, en ese momento no pensaba mucho en tener algo. Antes de transicionar me hacían las típicas preguntas acerca de si yo era activo o pasivo y yo no sabía qué responder porque no me imaginaba teniendo ningún tipo de relación en ese momento. Si alguna vez tenía contacto con algún chico e intentaba algo más que solo besos, lo paraba porque mi cabeza no podía concebirlo, no quería.

¿Cuál es tu visión personal sobre el amor? ¿Qué significa para ti?

Para mí se trata de confianza al cien por cien, comunicación y quererse el uno al otro. También estar feliz con esa persona. Cualquier problema que se presente hay que comunicarlo porque sin comunicación no hay nada.

¿Cuál ha sido tu experiencia con las relaciones después de transicionar?

Ahora mismo estoy en una relación, pero no estoy muy contenta con ella. No hemos tenido mucha confianza ni comunicación, no va muy bien, pero con respecto a aceptarme tal y como soy y querernos sí que ha ido bien.

¿Qué dificultades has tenido a la hora de conocer nuevas personas y establecer relaciones?

El hecho de que no te acepten. No he conocido todavía a ningún español que haya aceptado mi pasado. Todos los que he conocido me han rechazado directamente cuando les he contado que soy una mujer trans. Esa ha sido la única dificultad.

 

“No he conocido todavía a ningún español que haya aceptado mi pasado”.

 

¿Qué haces en ese tipo de situaciones?

Cuando han reaccionado mal lo que he hecho ha sido irme porque siempre empiezan a hacer muchas preguntas incómodas. Hay veces que se enfadan por que las haya “mentido” porque para ellos las mujeres trans son hombres. Les da igual cómo sean ahora si en su pasado han tenido otra apariencia física. Así que cuando eso pasa lo que hago es irme, muchas veces sin dar explicaciones, simplemente me quiero ir, adiós.

¿Crees que el tema está muy mitificado y que hay muchos prejuicios a su alrededor?

Completamente.

¿Y dirías que la transfobia está muy arraigada aún en la sociedad?

Sí, totalmente. Se vive en el día a día, más aún si eres una persona que esta buscando pareja o si aún no ha empezado la transición porque, por desgracia, la sociedad es tan ignorante que cuando la gente ve a una persona a la que desde el primer momento no perciben como mujer u hombre, la van a criticar. Así, una persona que esté empezando la transición lo va a pasar peor en ese sentido, simplemente por la transfobia y la ignorancia.

¿Os han atacado a ti y a tu pareja alguna vez por vuestra relación o porque tú seas trans?

No, nunca. No nos han insultado ni agredido. Mi novio es de Holanda y su familia lo ha aceptado muy bien. Los amigos también. No hemos tenido ningún problema.

¿Qué les dirías a las personas trans que tienen dificultades a la hora de conocer a otras personas y establecer relaciones?

Yo les diría que cuando conozcan a una persona que les guste no piensen en cuándo le tienen que decir que son trans, simplemente decírselo cuando más cómodas estén. Si es en la primera cita, maravilloso, si es en la segunda, maravilloso, si dentro de un mes, pues también. Cuando lo sientan. No hace falta decir “como ya llevo saliendo x tiempo con esta persona, entonces ya necesito contárselo”.

 

Un comentario sobre ““Cuando las personas trans no dejamos que otro nos toque o pensamos que nuestro cuerpo está mal, estamos haciendo lo mismo que la sociedad hace con nosotros”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.