“Jamás, cualquier persona que sepa qué es un periódico o una radio, sabrá que eso, no podrá ser sustituido por una persona poniendo tweets”

El periodista y escritor Alejandro Luque. / Foto: Sara Buzón

Alejandro Luque, periodista y escritor gaditano. Desde pequeño, Luque era un apasionado de las palabras y vio el periodismo como una canalización de esa pulsión escritora y de esas ansias lectoras de todas las revistas que le traía su padre, las cuales, fueron sus grandes escuelas del saber y del conocimiento del lenguaje periodístico. 

La primera colaboración de Luque fue en el suplemento de educación de El Diario de Cádiz. Años después, continuó su experiencia periodística en El Cádiz Información, hasta que lo llamaron de El País, y estuvo 5 años colaborando en su sección cultural. Desde 2005 hasta su cierre fue también redactor cultural de El Correo de Andalucía. De 1995 a 2006, Alejandro Luque fue subdirector de la revista de literatura y pensamiento Caleta con su amigo, Manel García Gil. Y desde hace 10 años, con Ilya Tooper, lleva la revista cultural mediterránea M´Sur. Alejandro Luque también es autor de varios libros, como el poemario Armas gemelas (2003), la novela Calle de la soledad antigua (2006), la colección de relatos y La defensa siciliana (2006) entre otros.

Alejandro Luque, analiza su experiencia periodística sobre la evolución y el futuro que le ve a esta profesión. Una carrera donde cada vez prima más la competición, la información rápida y la dificultad para vivir solamente de ella.

¿Cómo ves la evolución del periodismo desde que entraste a trabajar en él?

Desde que empecé a trabajar en el periodismo lo que he visto ha sido la debacle. En los últimos años, cuando los compañeros han ido perdiendo sus puestos de trabajo y saliendo de los medios de comunicación, decían “el periodismo se ha acabado”. Yo ante eso pensaba, “porque uno se vaya, no significa que el periodismo deje de existir”. Y eso es cierto, el periodismo no va a dejar de existir nunca. En todo caso, lo que se ha extinguido es el modelo de periodismo que conocíamos hasta ahora. Ese periodismo como trabajo digno, decentemente remunerado, con una estabilidad y con una proyección de futuro. Sin embargo, todo eso, se ha dinamitado, sobre todo, en los últimos 10 años.

El periodismo que yo conocí en mis primeros años era esa profesión siempre al filo de la precariedad, un poco a salto de mata, y un poco romántica, pero también, sobre la cual, uno, podía hacer un plan de vida. Hoy en día, eso, en el periodismo, no está por ninguna parte. Lo único que veo son los últimos rescoldos de esa hoguera.

Otro de los cambios que ha tenido el periodismo es que antiguamente se hacía más a pie de calle y menos en las redacciones. En esta profesión se tenía muy asumido que se te pagaba por estar en los sitios donde las noticias circularan. Este hecho, también esta conectado a que hace 15 años no había tantos gabinetes de prensa que diesen las noticias ya enlatadas y no había apenas periodistas dispuestos a volcar un teletipo tal cual.

Todos estos cambios en el periodismo, significa que la información que consumimos, cada vez, está menos examinada y contrastada. No hay medios de comunicación para discutirlos, ni contrastarlos. Por ejemplo, yo he visto en estos 15 años, cómo muchos de mis compañeros han pasado a formar parte de los gabinetes de prensa, que es la información que exactamente quiere dar al público el poder político o económico. Esto ha supuesto un menoscabo importante de la calidad de la información. El público ignorante de esa dinámica creerá que está muy bien, pero los que estamos dentro sabemos que es información basura. Y los medios de comunicación que contrastan la información son los que menos hay y hacen unos esfuerzos titánicos. Aún no nos hemos enterado de que hacer buen periodismo es muy caro.

“Y eso es cierto, el periodismo no va a dejar de existir nunca”.

¿Cómo ves el futuro de esta profesión?

La profesión seguirá, pero se transformará. De hecho, en lo primero que se está convirtiendo es en una profesión precaria, es decir, se ha degradado las condiciones de contrato. Los contratos ya son más excepcionales y sobre todo existen muchos colaboradores y freelance que cobran por cada pieza cantidades irrisorias.

De modo que quien quiera llegar a fin de mes dedicándose al periodismo tiene que estar 24 horas al día pensando qué vender, y conseguir que los medios de comunicación se lo compren y paguen a tiempo. Y la poca gente que está contratada como se sienten privilegiados, están sujetos a una explotación como no se ha visto nunca en este trabajo. No hay horarios, ni contratos duraderos, y la espada de Damocles del despido está siempre balanceándose sobre sus cabezas.

Así que el futuro está negro, pero no perdemos la esperanza, de que, en algún momento, se encuentre un nuevo modelo de negocio, que permita recuperar la estabilidad del periodismo, pero no lo veo a corto plazo.

Otra posibilidad que existe para el periodismo es el autoempleo, crear tu propio medio de comunicación, pero los casos de éxito que conocemos hasta ahora son muy escasos. Podemos agarrarnos a ellos, para decir, “¿ves?, se puede”. Por suerte, hay algunos, pero las razones para el optimismo no abundan.

¿Qué cualidades crees que hacen falta para ser un buen periodista?

La principal, la curiosidad que es la llave de todo. Si tienes curiosidad llegarás a cualquier parte, sino no harás absolutamente nada; la humildad para aprender y dejar el cinismo en la puerta, como el libro de Kapuscinski, Los cínicos no sirven para este oficio.

¿Crees que debido al uso de las tecnologías en el periodismo llegará un momento en el que dejen de existir los periódicos en papel, como le ha ocurrido a El Correo de Andalucía?

El Correo de Andalucía, sobre todo, ha desaparecido, no tanto porque fuera un periódico en papel, como por un empresario que era el dueño del medio de comunicación, que ha decidido no querer seguir apostando por él.

Los periódicos en papel son un lujo para sus empresas. Los lujos no solo son gastos, son inversiones. Estar presente en los quioscos, en los bares, hoteles, etc., es una demostración de fuerza de las empresas. Por eso siguen en los quioscos, porque todos han caído mucho en las tiradas, pero siguen haciendo sus esfuerzos, porque saben que el papel sigue siendo más atractivo para la publicidad que la página web. De manera, que lo que un periódico en papel ingresa por publicidad es mucho más que lo que ingresa solo una página web. Así que, quien lo mantiene, tiene sus buenas razones para mantenerlo, y quienes lo cierran también las tendrá.

“Los periódicos en papel son un lujo para sus empresas”.

Tú has sido periodista de este medio de comunicación hasta su cierre, ¿nos puedes contar qué estás haciendo ahora?

Lo que estoy haciendo ahora es colaborar con diversos medios de comunicación, lo cual, es algo que me gusta hacer y que de alguna forma me mantiene vivo como periodista. Sin embargo, no me permite organizar mi vida en torno a este trabajo porque al final, lo que puedo obtener es el complemento de otros trabajos, pero no tu trabajo.

Por ejemplo, cuando yo empecé a trabajar, uno sabía que estaba en un medio de comunicación, y que había mucha movilidad interna entre periódicos y medios. Un día te fichaba El Diario, otro te fichaba El País, y quien no, abría un periódico nuevo y contrataba gente. Había mucho movimiento. De forma, que, si un día se te acababa el trabajo en un medio, tú saltabas a otro. En cambio, ahora, se acaba el trabajo en un medio y ahora te toca no saltar a otro medio, sino a otra profesión. En la actualidad uno se tiene que reinventar como pueda, pero la sensación generalizada es que es casi imposible ir saltando de un medio a otro.

En mi caso, cuando cerró El Correo de Andalucía, recibí llamadas de muchos sectores y lo agradezco, pero no hay ningún periódico que me haya dicho, “te quedas libre, cuento contigo”. Eso da a entender que por mucho que esté enamorado uno de la profesión, las corrientes te llevan por otro lado, y no hay que resistirse.

¿Qué les aconsejarías a las nuevas generaciones de periodistas?

Le recomiendo mucha pasión y que hagan su trabajo muy bien para que no pasen desapercibidos. Les aconsejo que no busquen titulares facilones, ni clics, etc., sino hacer un buen periodismo, ya que aún hay un público que valora eso. También les pido que sean los más exigentes posibles con sus condiciones de trabajo. Aunque ya sé que esa batalla está perdida, porque yo también fui joven y lo he aceptado todo esperando que vengan tiempos mejores. Se les tendría que explicar a los empresarios que por muy bonita que sea esta profesión, no vamos a trabajar para ellos gratis, o casi gratis. Así que, animo a las nuevas generaciones que no bajen la guardia y que ellos mismos pongan sus límites, pero que un límite tiene que haber.

Sobre todo, has sido periodista cultural, ¿piensas qué esta especialidad está bien representada en los medios de comunicación o se le podría dar mucha más repercusión de la que tiene?

En los últimos 15 años, la cultura ha ido recayendo mucho en los medios de comunicación. La cultura ha sido la sección que más peligraba cuando venía la época de vacas flacas, y con la crisis ha sido una de las más castigada. Podrías estar mejor sí, pero tampoco tengo esperanza de un renacimiento espectacular porque con la situación en la que está el periodismo, todo lo que esté relacionado con la cultura, peligra. Esto se debe a que la directiva del periódico esté muy comprometida con esa idea y crea que es importante o no.

¿Cómo crees que influye el periodismo ciudadano en el proceso de crear y difundir información por las redes sociales?

El periodismo ciudadano es uno de los horrores de esta profesión. Uno de los primeros cambios fuertes que hubo en El País, fue “Yo, periodista”, que consistía en decirle a la gente que podía ser periodista haciendo una foto con el móvil o contando lo que pasaba en su barrio. Eso no te convierte en periodista. Con eso quedaba de manifiesto el valor que le daba este periódico a la profesión.

En situaciones extremas, como, por ejemplo, La primavera árabe, ese periodismo ciudadano ha tenido más sentido, porque el periodismo estaba reprimido o desaparecido. En estas circunstancias la sociedad genera sus vías de información. Pero jamás, cualquier persona que sepa qué es un periódico o una radio, sabrá que eso, no podrá ser sustituido por una persona poniendo tweets. El periodismo es saber contar la información, contrastar, buscar fuentes y ser también uno mismo, una fuente fiable.

¿Crees que existe la objetividad en el periodismo?

Esto es un gran debate en el periodismo, pero debería al menos aspirarse a ello, y no ceder tanto a las tentaciones de la manipulación y la subjetividad. Cada vez estamos viendo más en los medios de comunicación el culto a la posverdad.

Yo prefiero unos medios de comunicación que aspiren a esa utopía de la objetividad, ante, que los medios cínicos que como dicen que la objetividad es imposible para que hacer esfuerzos. Y lo siguiente será decir, que cómo la verdad es también imposible para qué se va a contar.

“Cada vez estamos viendo más en los medios de comunicación el culto a la posverdad”.

¿Crees que puede existir algún periódico que diga la verdad o que pueda existir algún periódico realmente honesto?

Lo ideal sería que los dueños virtuales de los periódicos fueran los lectores. Pero eso no pasa. Por eso, las empresas que llevan los periódicos tienen que buscar recursos por múltiples formas, y a veces hacer determinadas cesiones con otros poderes. Esto no significa que tenga que mentirles a sus lectores que son los primeros a los que se deben. De ahí, que unos medios de comunicación sean más rehenes de otros poderes que otros. Sin embargo, ahí el lector tiene que ser inteligente y saber a quién le entrega su confianza.

 

Foto del periodista y escritor Alejandro Luque por Sara Buzón.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.