Sin pecado concebida pero con followers

Idea original Xoan López

Hay domingos para todas las preferencias. Hay domingos para los madrugadores que van a pasear al perro, para los que compran el periódico y se lo estudian frente a un café. Hay domingos para los que se ponen las calzonas, los zapatos de deporte y salen a correr. Para los que se visten así y no hacen deporte. Hay domingos para los que duermen profundamente hasta el mediodía y calientan comida precocinada, incluso para los que bajan al bar porque olvidaron que ese día era domingo. También hay domingos de no salir, de mirar la oferta de Netflix; hay domingos en los que todo el mundo está cansado y pierde horas pulsando una pantalla. Son domingos en los que uno se abandona al contenido de las Redes Sociales, domingos en los que absorbemos como una esponja lo que los demás deciden enseñarnos. Estamos atrapados. En otro tiempo fueron domingos de misa. Todavía para algunos lo son, aunque también atraviesan una crisis. Como recoge el diario El País, en Canadá numerosas Iglesias pasarán a ser otros comercios.

 

Muchos de esos domingos de homilía ahora son de confesarse en Instagram. Se trata de una confesión porque hay un yo (nosotros) que reconoce algo al otro (ellos). A veces al revés. Lo hacen esperando redención sin arrepentirse y sin penitencia. Más bien con satisfacción y una falsa admiración de nuestros seguidores; los fans cotidianos. Ya no los llamamos ni amigos.

Por otro lado, es un falso confesionario en la mayoría de las ocasiones, puesto que  disfrutamos del reconocimiento. El pecado se arregla compartiendo una foto, o una noticia en el mejor de los casos. Hoy, por ejemplo, es un miércoles festivo; por lo tanto un domingo en funciones. No se trata de cualquier jornada, el 1 de mayo es el día del trabajador. Aún así, muchos comercios están abiertos, el consumo no descansa. Es miércoles de cine más barato y habrá quien vaya a ver Infinity War Engage. No pueden esperar a mañana.

 

Esta hipocresía es trasversal. El 15M los ecologistas se pronunciaron y muchos de ellos cogen el coche porque da pereza el transporte público. El 8M muchas mujeres y hombres salieron a las calles; algunas siguen orgullosas de no pagar al entrar en un local y algunos siguen usando la palabra “guarra” para referirse a algo que nada tiene que ver con la higiene. En pleno siglo XXI. Diariamente muchas personas leen Facebook y Twitter; y su cara no se sonroja ni un ápice cuando defienden que están informados por hacerlo. No, clicar en “inicio” no es informarse. La opinión de tu vecino no tiene la veracidad que de un contraste de fuentes. No es tratarlo con inferioridad, es coherencia.

Antes de las elecciones, por la mensajería se difundieron bulos políticos. Además, Facebook está librando una batalla con la ley por robar datos y probablemente por usarlos para difundir anuncios de propaganda. Por otro lado, dentro de poco Facebook, Instagram y Whatsapp estarán vinculados de manera que quien te tenga agregado en una de las plataformas podrá contactar contigo en las otras dos. Cada vez más conectados, más esclavos. Era preferible cuando solo el cura sabía tus pecados.

 

* Todo esto lo escribo mientras le doy a refrescar, a ver cuántos clicáis en este artículo. Espero vuestras visitas.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.